Breadcrumb

   Asunto
 

Navegacion

Asunto detalle

Comisión de Derechos Humanos y Solicitudes Ciudadanas
2
Comparecencia de D. Viçens Fisas, miembro de la Cátedra Unesco, a petición de la Comisión, de conformidad con la solicitud formulada por Amnistía Internacional, a fin de que informe sobre la campaña "Adiós a las armas".
15.03.2000
17
01:00

Iniciativas origen

06\19\09\00\00138Solicitando comparecer ante la Comisión para informar sobre la campaña "Adios a las armas".

Trámites

-

Oradores

Miembro de la Cátedra Unesco

Benito Bengoa, M.ª Enriqueta (GP Mixto-FA)

Madrazo Lavín, Javier (GP Mixto-IU)

Larreina Valderrama, Rafael (GP EA)

Huertas Vicente, Manuel (GP SV-ES)

Goirizelaia Ordorika, Jone (GP EH)

de Urquijo Valdivielso, Carlos M.ª (GP PV-ETP)

Rubalkaba Quintana, José Antonio (GP NV)

Texto

Gai-zerrendaren bigarren puntura joango gara: “Viçens Fisas
Unesco Katedrako kidearen agerraldia, Nazioarteko Amnistia
taldeak egindako eskariari jarraiki, batzordeak eskatuta,
informazioa eman dezan ‘Adio armei’ kanpainari buruz”.

Eta horretarako hemen ditugu bai bera, Viçens Fisas Unesco
Katedrako kidea, baita Andrés Krakenberger jauna, Dominique
Saillard andrea, Daniel Luz Álvarez jauna, María Teresa
Orue, María Concepción Uriguen eta Alma Luz Saavedra
andreak ere.

Eta aurkezpenak egin ondoren, nik hitza Viçens Fisas
jaunari emango diot.

El Sr. FISAS (Miembro de la Cátedra Unesco): Muchas
gracias, muy buenos días.

Hace aproximadamente cuatro años tuve la oportunidad de
estar con ustedes en esta Comisión para presentarles en
aquel entonces el inicio de una campaña sobre el control de
las exportaciones de armas, una campaña que se llamaba...
(perdón, se me olvidó; tantos años coordinando la
campaña...) “Secretos que matan”.

En aquel momento nuestra gran preocupación, como
representación de la sociedad civil (venía como coordinador
justamente de las organizaciones que ahora están presentes:
Amnistía Internacional, Greenpeace, Intermon y Médicos sin
Fronteras), nuestra preocupación era constatar que de una
forma generalizada no sólo en el Estado español, sino en el
conjunto de todos los países europeos, había un gran
desconocimiento sobre qué se estaba exportando en cuanto a
material de defensa, material militar, y sobre todo la
constatación de que llegaban armas del Estado español a
muchos países que estaban en conflicto, países que estaban
en guerra, países que no respetaban los derechos humanos o
países que estaban ya muy militarizados.

Había un secretismo absoluto en este comercio, y ya en
aquellos años a nivel internacional iban surgiendo una
serie de voces que pedían un mayor nivel de transparencia
con objeto de que las opiniones públicas, los propios
parlamentos, pudieran tener posibilidades de control sobre
esa actividad, que tiene siempre, al tratarse