Breadcrumb

   Punto boletín
 

Navegacion

Punto boletín detalle

08.04.2011
107
22660
Relativa a las peticiones de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) (Admisión a trámite) (09/11.02.01.0546)
 

Texto

Relativa a las peticiones de la Asociación Nacional de
Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) (Admisión a
trámite)
(09/11.02.01.0546)

La Mesa, en su reunión del día 5 de abril de 2011,
acuerda admitir a trámite para su debate en pleno la
PROPOSICIÓN NO DE LEY formulada por el grupo parlamentario
Mixto-Ezker Batua Berdeak, y ordena su remisión al Gobierno
Vasco y su publicación en el Boletín Oficial del Parlamento
Vasco.

Los grupos parlamentarios, conforme a lo dispuesto en el
artículo 173.3 del vigente Reglamento de la Cámara, podrán
presentar dentro de los siete días hábiles siguientes al de
esta publicación las enmiendas que consideren pertinentes,
mediante escrito motivado y dirigido a la Mesa.

La presidenta del Parlamento Vasco
Arantza Quiroga Cia

A la Mesa del Parlamento Vasco

Mikel Arana Etxezarreta, portavoz del grupo Mixto-Ezker
Batua Berdeak, tiene el honor de presentar la siguiente
proposición no de ley para su debate en Pleno, relativa a
las peticiones de Anadir, Asociación Nacional de Afectados
por Adopciones Irregulares.

Justificación

Durante las décadas de los años 60, 70, 80 y 90 se
produjeron en el Estado español robos organizados de
neonatos. En la trama estarían involucrados médicos,
matronas y funcionarios. Los afectados podrían ser cerca de
300.000 en todo el Estado, según calcula Anadir. En Euskadi
hay recopilados más de 300 casos y cada día siguen
apareciendo más.

En las maternidades decían a las madres que acaban de
dar a luz que sus hijos habían muerto, pero era mentira. En
algunos casos, se organizaban por parte del hospital falsos
entierros, en otros, ni siquiera llegaron a estar inscritos
en los registros de los cementerios. En muchos casos, al
exhumar los restos se han encontrado con que no había
ningún tipo de resto mortal en las fosas comunes.

Con el tiempo, las familias han descubierto la falsedad
de los certificados de defunción. Algunos adultos han
descubierto que sus padres no son sus