El edificio que alberga las actividades parlamentarias tiene su entrada principal en el parque de la Florida. A través de la misma se accede a un vestíbulo en el que podemos observar cómo la luz que entra por los ventanales se refleja en el mármol procedente de las canteras del Duranguesado, en el cristal, en las paredes blancas y en el aluminio dorado.

El Salón de Sesiones es el corazón de la sede. Un conjunto de madera noble (roble de nuestros montes) y escaños de cuero verde oscuros. Los escaños, con mesas movibles, teléfono y sistemas electrónicos, así como los equipos de traducción, la grabación de audio y vídeo, los paneles de recuento de votos, etc., están al servicio de la funcionalidad y eficacia del trabajo parlamentario. En este salón se celebran los plenos del Parlamento Vasco.

En la pared central del Salón de Sesiones se ubica, sobre los asientos presidenciales donde se sitúa la Mesa, el símbolo de Parlamento Vasco, obra del escultor Néstor Basterretxea. Esta obra, titulada "Izaro", está realizada en madera de roble, como la carpintería del salón, y evoca un árbol. Recupera y actualiza la tradición vasca de legislar bajo los árboles de las anteiglesias.

En torno al salón, que alcanza la altura total del edificio, una red de pasillos, unida por diversos cuerpos de escalera, da acceso a despachos, oficinas y salas de reuniones. Entre ellos figuran los despachos de los diferentes grupos parlamentarios, que se reparten dos de los cuatro pisos interiores de la sede, las oficinas del Presidente, Vicepresidentes y Secretarios de la Mesa.

En este edificio encontramos también las salas donde los órganos de gobierno de la Cámara mantienen sus reuniones: la Mesa y la Junta de Portavoces. En él se encuentran también las salas de reuniones de las comisiones parlamentarias, dotadas con los más modernos avances para poder efectuar todo tipo de presentaciones con ayuda de cualquier soporte audiovisual o informático. Junto a estas áreas de trabajo, el Gobierno dispone también de varias dependencias para seguir las sesiones y apoyar a los cargos que participan en las mismas.

La sede que ocupa el antiguo instituto acoge la actividad de los parlamentarios. Sus reuniones y debates son seguidos por numerosos medios de comunicación, que disponen de salas de trabajo para prensa escrita, radio y televisión y un local para seguir ruedas de prensa y otras convocatorias informativas.

Las sesiones plenarias están igualmente abiertas al público, que puede seguir los debates desde unos palcos instalados al afecto en diversas plantas y que se abren sobre el salón de plenos. Para asistir a estas sesiones basta contactar con el servicio de prensa y protocolo y solicitarlo. Además, todas las reuniones parlamentarias se ofrecen en directo a través de Internet. La preparación de estas imágenes se realiza desde unas salas preparadas para esta misión. Los ciudadanos pueden, además, conocer el orden del día de las reuniones y el contenido de los temas a tratar, consultando la agenda que se publica en Internet. Si se pretende realizar un seguimiento permanente y centrado en los temas en los que uno está más interesado, el Parlamento Vasco ofrece gratuitamente a los ciudadanos, a través de correo electrónico, el servicio Zabalik.