El control e impulso del Gobierno

El Estatuto de Autonomía determina que el Parlamento Vasco controla e impulsa la acción del Gobierno Vasco, precepto que el Reglamento del Parlamento desarrolla a través de diversas figuras:

Función de impulso

Se trata del conjunto de iniciativas parlamentarias tendentes a la fijación del programa de gobierno y para incidir en su desarrollo:

Designación del Lehendakari.

Significa el otorgamiento de la confianza política a un candidato o candidata para el desarrollo de un programa de gobierno.

Debates de política general o monográficos.

El primer Pleno a celebrar en el primer período de sesiones (es decir, el que da comienzo en septiembre) se dedicará al debate de una declaración de política general realizada por el Lehendakari. También pueden celebrarse plenos monográficos sobre asuntos concretos, a petición del Gobierno o de las parlamentarias y los parlamentarios.

Debates sobre comunicaciones del Gobierno.

Presentado por el Ejecutivo un texto no legislativo, se abre un debate al final del cual se aprueban unas resoluciones que expresan la opinión de la Cámara.

Proposiciones no de ley.

En este caso, son uno o varios Grupos Parlamentarios los que presentan una propuesta de naturaleza no legislativa, a fin de que el Parlamento se posicione en relación a un tema determinado. Dicha iniciativa puede ser enmendada, antes de su definitiva aprobación o rechazo.

Función de control

Se incluyen en este apartado diversos procedimientos que pueden ir desde la retirada de la confianza política al Gobierno, hasta aquellos que tienen un carácter predominantemente informativo:

Moción de censura y cuestión de confianza.

El Parlamento puede debatir si retira la confianza política que otorgó al Gobierno. Si el debate se origina a petición del Lehendakari, se trata de una "cuestión de confianza"; si, por contra, la formulan los Parlamentarios se trata de una "moción de censura". En caso de que el Parlamento niegue la confianza, el Lehendakari debe presentar su dimisión.

Interpelaciones y preguntas.

Por ambas vías se pretende interrrogar al Gobierno sobre alguna cuestión que suscite el interés de las parlamentarias y los parlamentarios. Las interpelaciones se reservan para los temas más importantes, y, a su término, el interpelante puede presentar una moción (iniciativa similar a la proposición no de ley).

Comparecencias y peticiones de información.

Las parlamentarias y los parlamentarios pueden recabar del Gobierno los datos e información que precisen, bien mediante la presencia directa de los miembros del Ejecutivo o bien mediante la remisión de documentación escrita.