La función legislativa

La potestad de legislar sobre determinadas materias que el Estatuto de Autonomía reconoce a nuestra Comunidad Autonóma, se canaliza a través de las leyes elaboradas en el Parlamento Vasco con un procedimiento que consta de varias fases:

Fase introductoria.

La iniciativa legislativa, es decir, la capacidad para poner en marcha el procedimiento, corresponde a:

  • Los Grupos Parlamentarios, o a un Parlamentario con la firma de otros cuatro.
  • El Gobierno.
  • Las instituciones representativas de los Territorios Históricos.
  • La iniciativa legislativa popular, mediante la firma de 30.000 ciudadanos vascos.

En el caso de que la iniciativa surja del Gobierno se trata de un "proyecto de ley"; en los demás casos, se denomina "proposición de ley".

Fase de debate y aprobación.

Una vez presentado el proyecto o tomada en consideración la proposición, se abre un plazo para la presentación de enmiendas, que son propuestas de modificación total o parcial del texto original. Estas enmiendas se tramitan ante la Comisión competente, que frecuentemente nombra una Ponencia para que proceda al estudio detallado de la iniciativa y presente un Informe. La Comisión discute las enmiendas presentadas, asumiendo por mayoría aquellas que estime convenientes, y plasmando las modificaciones de la iniciativa original en el Dictamen. Por último, el Pleno debate dicho Dictamen y acuerda el texto definitivo que se convierte en Ley.

Éste es el procedimiento ordinario que se aplica a la mayoría de los proyectos o proposiciones de ley, si bien existen otras modalidades menos usadas (como el procedimiento de urgencia, la lectura única, o la aprobación definitiva de una ley en Comisión) o específicas (como el procedimiento para la Ley de Presupuestos).

Una vez finalizado el procedimiento parlamentario, el texto aprobado es promulgado por el Lehendakari y publicado en el Boletín Oficial del País Vasco.