18 mar 2020

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE LA DIPUTACIÓN PERMANENTE DEL PARLAMENTO VASCO

Valoración del Decreto 7/2020, de 17 de marzo, del Lehendakari, por el que se deja sin efecto la cita electoral del próximo día 5 de abril

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE LA DIPUTACIÓN PERMANENTE DEL PARLAMENTO VASCO

Ante la coincidencia  de la crisis sanitaria creada por la pandemia provocada por el virus COVID-19 y de la convocatoria de las elecciones al Parlamento Vasco para el día 5 de abril de 2020,  la Diputación Permanente del Parlamento Vasco acuerda la siguiente declaración institucional:

Primero.- La Diputación Permanente comparte el diagnóstico del Decreto 7/2020, de 17 de marzo, del lehendakari, por el que se deja sin efecto la cita electoral del próximo día 5 de abril del 2020. No existen las más básicas condiciones para el libre ejercicio del derecho de sufragio por parte de la ciudadanía llamada a las urnas. Un proceso electoral supone un claro riesgo de propagación de la enfermedad, lo que, dado el comportamiento altamente contagioso del virus, invalidaría las medidas de contención adoptadas hasta dicha fecha.

Segundo.- En el contexto actual de crisis sanitaria, la prioridad del conjunto de la ciudadanía es,  fundamentalmente, revertir los casos de contagio, atender las necesidades básicas de la población afectada y aminorar los efectos provocados por las restricciones que la propagación del virus está generando en todos los órdenes de nuestra vida laboral y familiar, así como en nuestra estructura económica y sanitaria.

Tercero.- La Diputación Permanente considera ponderada la medida acordada en la mesa de partidos políticos celebrada el día 16 de marzo del 2020  a instancia del lehendakari. El actual contexto de suspensión de todas las actividades públicas y privadas que comportan concentración o agrupación de personas, así como de aplicación de medidas drásticas de aislamiento, no solo incide en la jornada electoral, sino que también dificulta enormemente los actos previos de campaña y de comunicación de los programas políticos, así como su confrontación pública.  

Cuarto.  Igualmente, la Junta Electoral del País Vasco, como órgano que tiene atribuido velar por el correcto ejercicio de las libertades públicas vinculadas al proceso electoral, en reunión del día 17 de marzo, ha avalado la necesidad de suspender la cita electoral del 5 de abril hasta el levantamiento de las medidas extraordinarias acordadas, lo que implica que todos los trámites electorales se inicien de nuevo a fin de preservar los derechos de voto de las ciudadanas y ciudadanos recién incorporados al censo electoral. 

Quinto.-   Entre tanto se prolongue la situación de disolución de la Cámara parlamentaria, seguirá correspondiendo a la Diputación Permanente velar por todos los poderes y funciones de la misma, como esencial garante del equilibrio institucional existente en la Comunidad Autónoma del País Vasco, en el marco de las atribuciones recogidas en la Ley Orgánica 3/1979, de 18 de diciembre, del Estatuto de Autonomía para el País Vasco, así como en el Reglamento de la Cámara. La Diputación Permanente ejercerá el debido y efectivo control de la actividad del Gobierno Vasco hasta la conformación de la Cámara surgida de la nueva cita electoral.