17 mar 2020

Reunión de la Junta Electoral de la Comunidad Autónoma

La reunión virtual se ha realizado en los Palacios de Justicia

Atendiendo al trámite de audiencia que nos ha sido conferido por el Lehendakari del Gobierno Vasco la Junta Electoral de la Comunidad Autónoma emite la siguiente posición:
1.- La Junta Electoral de la Comunidad Autónoma comparte el consenso de las fuerzas políticas en cuanto a la imposibilidad de proseguir el desarrollo electoral en las actuales circunstancias.
2.- La Junta Electoral de la Comunidad Autónoma considera legítima, proporcionada y conforme a derecho la propuesta de dejar sin efecto la celebración de las elecciones al Parlamento Vasco convocadas para el próximo 5 de abril de 2020 que se contiene en el Proyecto de Decreto  7/2020 de 18 de marzo del Lehendakari.
3.- La Junta Electoral de la Comunidad Autónoma comparte el criterio recogido en el informe emitido por el Servicio Jurídico Central del Gobierno Vasco y por la Dirección de Régimen Jurídico, Servicios y Procesos Electorales en el que se afirma que las medidas de dejar sin efecto la convocatoria electoral significa efectivamente “anular la convocatoria con la obligación de convocar una nueva, en aplicación de las facultades que otorga el art. 46 de la Ley de elecciones al Parlamento Vasco".
4.- La Junta Electoral de la Comunidad Autónoma expresa como fundamento suficiente de esta posición:
a) La declaración de emergencia sanitaria impide el normal desenvolvimiento de la cita electoral, en la que corresponde a esta Junta Electoral de la Comunidad Autónoma garantizar el ejercicio de las libertades públicas de acuerdo con los principios de transparencia y publicidad del proceso electoral e igualdad en el acceso a los cargos públicos.

b) Estima esta Junta Electoral que el acuerdo alcanzado entre los partidos políticos efectúa una adecuada ponderación entre los derechos en juego a la salud y al sufragio activo y pasivo.
c) Considera esta Junta que el necesario equilibrio entre poderes es una garantía institucional imprescindible que debe sustanciarse en un constante diálogo entre la Diputación Permanente del Parlamento Vasco y el Gobierno Vasco de modo que el control democrático siga ejerciéndose y que la información que el Gobierno debe remitir al Parlamento permita su ejercicio.