25 nov 2019

“Necesitamos más Europa, más democracia y más pluralidad”, reivindica la presidenta del Parlamento Vasco

“Debemos seguir trabajando que Euskadi tenga solar y voz propios en la casa común europea”, añade Bakartxo Tejeria.

La presidenta del Parlamento Vasco ha participado esta tarde en la presentación  del libro "EuroBasque (1947-2018). La contribución vasca al federalismo europeo”, que resume los 70 años de trayectoria de EuroBasque.

En su intervención, Bakartxo Tejeria ha incidido en que “la apuesta de las y los vascos por la construcción europea fue clara y entusiasta desde el primer momento” y ha aprovechado la presentación del libro para “rendir homenaje a todas aquellas personas que han permitido que lo que era un sueño se haya ido materializando, aunque todavía estemos lejos de alcanzar la Europa de los pueblos que vislumbraron nuestros mayores”.

“Fue en el exilio, cuando las y los vascos organizados en torno al Gobierno Vasco del lehendakari José Antonio Agirre empezaron a soñar con el proyecto europeo”, ha recordado. “Trabajaron para lograr una integración política federal de Europa en el nuevo orden internacional, tras la II Guerra Mundial; y lo hicieron porque pensaban que esa Europa federal sería la verdadera garantía de paz y de libertad; confiaban en que ese proyecto permitiría el desarrollo real de los pueblos y naciones que, como Euskal Herria, formamos parte de esa gran casa que es Europa”, ha explicado.

Tras subrayar que “Europa garantiza –y debe garantizar- unos valores para superar el odio y la violencia, para poder convivir de forma constructiva”, ha advertido que, “aunque la Europa existente puede que no sea la Europa soñada, es la que hay y es la que hay que cambiar y mejorar”. “Ni podemos ni debemos renunciar a Europa, a pesar de sus limitaciones”, ha asegurado.

“Necesitamos más Europa, más democracia y más pluralidad y, junto a ello, como en el pasado y aún más en el futuro, Euskadi debe ser activa en la construcción de la Unión Europea”, ha enfatizado. En ese sentido, se ha mostrado convencida de que “debemos seguir trabajando para tener nuestro solar y voz propios en la casa común europea”. “Eso es lo que nos han enseñado nuestros antepasados y es el legado que debemos transmitir  a nuestras y nuestros hijos”, ha concluido.